Leyenda del Loco Eustaquio

Sublime momento, relatado por Zorobabel Rodríguez, cuando Mario junto a su leal can se arrojan al torrentoso Aconcagua que flanquea furioso al Mayaca, peñón en que se refugió el desdichado amante.